Ir a www.generalcable.es/Productos/CatŠlogoonline/tabid/365/Default.aspx Ir a www.polytherm.esIr a www.eficam.es
noticias

Ayudas y financiación: claves para incentivar la rehabilitación energética

Ferias y eventos    Fecha: 29/11/2016
Twittear
Compartir en Facebook

Tanto las ayudas como la financiación deben de ser fáciles de tramitar y tener continuidad en el tiempo para generar confianza en los usuarios que las utilicen.

Los expertos en el ámbito de la rehabilitación energética argumentan que el incremento de la demanda en este sentido debería poder traducirse en un aumento de las ayudas, así como del apoyo financiero. Ello contribuiría a que la ciudadanía se sumara a ello y que, la sociedad en conjunto, madurara en cuanto a concienciación. Del mismo modo, este particular marco de actuación en que estarían mucho más presentes conceptos como el ahorro energético, la sostenibilidad ambiental y el I+D+i en materia de tecnología energética favorecería la creación de empleo de calidad.

Según se desprende de los datos facilitados por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), perteneciente al Ministerio de Industria, Energía y Turismo, existe una demanda significativa de peticiones de ayudas destinadas a la rehabilitación energética de los edificios. Las acciones derivadas de la concesión de esas subvenciones generan inversión - se baraja la cantidad de 454 millones de euros - y, por tanto, contribuyen a revitalizar al sector. En un caso en concreto, el del Programa Pareer Crece, el presupuesto asignado se ha quedado corto, puesto que los 200 millones con que se dotó no han servido para satisfacer todas las demandas y muchos ciudadanos se han quedado fuera, a la espera de futuras convocatorias.

Acrecentar los recursos
Así pues, parece claro que para superar parte de las barreras que impiden el desarrollo del mercado de la rehabilitación en clave energética sería primordial acrecentar los recursos en este sentido por parte de Fondo Nacional de Eficiencia Energética (FNEE), que también depende del IDAE, y promover estrategias de colaboración público-privadas, sobre todo en el ámbito de la administración local, en el que sería posible aplicar fondos europeos destinados a la rehabilitación integral de núcleos urbanos.

La solicitud de ayudas para la rehabilitación energética la lideran las comunidades de vecinos, aunque las estadísticas revelan que el sector servicios es quien registra una mayor demanda. Ahora bien, éste último acostumbra a costear las reformas en ese sentido con recursos propios y, en consecuencia, algunos expertos plantean la opción de que contara con un apartado específico en el ámbito de las ayudas. Sin embargo, es preciso tener en cuenta que, a pesar de que se encuentra paralizada, quien debería abanderar la rehabilitación de edificios en clave energética, como algunas voces autorizadas demandan, debería ser la administración pública, ya que no hay que olvidar que si bien será obligatorio para la nueva edificación y la rehabilitada un consumo de energía casi nulo a partir de 2020, para los edificios públicos lo será a partir de 2018.

Favorecer la intervención a escala
El Green Building Council España y la Fundación CONAMA coordinan en España el Grupo de Trabajo sobre Rehabilitación (GTR) que tiene por objetivo definir un plan de acción que permita la transformación del actual sector de la edificación en "un nuevo sector de la vivienda" que garantice el derecho a la vivienda y lo haga asumiendo los retos ambientales y sociales del cambio global y, además, lo logre constituyendo un sector económico viable y generador de empleo.

Consideran que "el papel de la administración pública es vital para iniciar un sector incipiente y con grandes barreras, como es la rehabilitación de edificios". Estiman que su papel es el "dinamizador y facilitador de las operaciones de rehabilitación". Y, por tanto, sostienen que el hecho de que aporte "financiación y/o ayudas directas es fundamental, sobre todo en los primeros años de arranque del sector, y hasta que este desarrolle dinámicas de economía de escala". Asimismo, este organismo incide en que para conseguir el efecto deseado, en cuanto a dinamización del sector, se precisan "nuevas fórmulas de ayudas y financiación públicas, que favorezcan la intervención a escala (no edificio a edificio), y que presten especial atención a las necesidades sociales derivadas de situaciones de pobreza energética, accesibilidad, etc.". Y en esa línea, inciden en que "esas ayudas/financiación deben de ser fáciles de tramitar - en forma de ventilla única a ser posible - y tener continuidad en el tiempo, para generar confianza en los usuarios que las utilicen".

Concienciación del usuario
Asimismo, desde la Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reformas (ANERR), se concibe la edificación como un sector en constante evolución.

Exponen que la situación económica y del mercado inmobiliario incentiva la rehabilitación y reforma frente a la construcción de obra nueva y creen que los planes de apoyo del gobierno en materia de eficiencia energética contribuyen a promover la rehabilitación, cuando es energéticamente eficiente y que este contexto fomenta que se requiera la aplicación de nuevos sistemas de reconocimiento de la capacitación profesional. Apuntan que en nuestro país  la ausencia de un gobierno central operativo ha implicado durante los últimos meses la paralización de planes de ayuda y dinamización, normativas e inversiones públicas relativas al sector, lo que ha supuesto un gran freno al potencial crecimiento. No obstante, con el nuevo gobierno se espera que esta situación cambie "lo antes posible". En cuanto a la influencia de las ayudas y subvenciones públicas, así como una financiación adecuada a la hora de fomentar, en concreto, la rehabilitación energética coincide en señalar que éstas "son escasas, lentas y a veces no se gestionan bien. A la vez son imprescindibles para poner de una vez en marcha la rehabilitación en España. Algunas sólo han tapado agujeros, y muchas veces no son incentivadoras. En determinados casos no han llegado nunca, o han llegado muchos años después de ser solicitadas y concedidas. Esto ha generado una desconfianza difícil de corregir".

De igual forma, desde esta entidad se reflexiona sobre el hecho de que en España, hasta la llegada de la crisis del ladrillo, "se apostaba por la obra nueva. Con el desplome de los precios y el sobrante de pisos de obra nueva, es cuando realmente se empieza a hablar de rehabilitación.

La rehabilitación energética, y las obligaciones que se imponen (o se impondrán) desde Europa, hace necesaria la modernización del actual parque de viviendas antiguas, ya que en España disponemos de un gran porcentaje de viviendas anteriores a los ochenta con mal aislamiento, o ausencia del mismo". La puesta en marcha de ayudas puede servir para incentivar y para fomentar la rehabilitación, tanto la energética como las de accesibilidad pero, advierten, "éstas deberían de ir acompañadas de una concienciación al usuario, para que reclame este tipo de productos".

Cuando se carece de hoja de ruta
A finales del pasaso septiembre, la Fundación La Casa que Ahorra (FLCQA) instaba a la administración a asumir la implantación efectiva de las directivas europeas en un claro impulso a la rehabilitación y manifestaba considerar que "ese es el camino a seguir para poner en marcha mecanismos reales y efectivos que promuevan la tasa de renovación anual de los edificios existentes". Su estudio 'Estrategia a largo plazo para la rehabilitación energética en el sector de la edificación en España', ya identificaba "la necesidad de informar al usuario, eliminar barreras burocráticas, ayudar a la financiación y formar adecuadamente al sector", aunque en el mismo informe se incluían las valoraciones del BPIE (Buildings Performance Institute Europe) que, además de apreciar lo positivo de esos aspectos, señalaba que ninguna de las diez estrategias evaluadas de países europeos, incluida la española, establecía un camino claro y estratégico, y que todas ellas carecían de una clara hoja de ruta. Así pues, esta organización, evidencia la existencia de "barreras económicas que no están permitiendo que las familias accedan con unas condiciones ‘blandas' al pago de la rehabilitación", y ponen el ejemplo las actuaciones en la envolvente térmica donde, a pesar de que deberían ser "el primer paso de actuación en el edificio como bien recomienda la estrategia española y de que su vida útil es muy superior a la de las instalaciones, no se consiguen dar con la tecla precisa para encontrar fórmulas económicas atractivas que impulsen su renovación". Del mismo modo, exponen que existe un problema de generación de demanda de rehabilitación por parte de los ciudadanos, que "sigue sin resolverse a pesar de algunos intentos por mejorar la comunicación y sensibilización ciudadana por parte del Gobierno estatal que, a todas luces, ha resultado insuficiente".

Asesoramiento y apoyo técnico
En Cataluña, el ciudadano puede optar a subvenciones para la rehabilitación de edificios de uso residencial. Se trata de una serie de ayudas que gestiona el Departamento de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda, a través de la Oficina de la Vivienda, y que están destinadas a rehabilitar elementos comunes y espacios privativos comunitarios de uso residencial con el objetivo, entre otros, de mejorar la calidad y la sostenibilidad. Pueden acceder a esas ayudas las juntas de propietarios, las agrupaciones de juntas de propietarios y los propietarios únicos de edificios de viviendas. También pueden ser beneficiarias las administraciones, los organismos y otras entidades de derecho público, así como empresas públicas y sociedades mercantiles participadas íntegramente o mayoritariamente por las administraciones propietarias de los edificios de viviendas. Ahora bien, cabe destacar que quedan excluidas de esta convocatoria (pinchar aquí para más información) las solicitudes de actuaciones de rehabilitación de edificios de uso residencial de la ciudad de Barcelona, puesto que éstas se rigen por las bases del Consorcio de la Vivienda de Barcelona, así como las actuaciones que se puedan materializar en los distintos municipios del Área Metropolitana, ya que se rigen por el Consorcio Metropolitano de la Vivienda. 

Así pues, si uno se centra en la ciudad de Barcelona, en aras de potenciar la rehabilitación como un elemento clave para abordar desigualdades sociales y mejorar la calidad de vida de las personas, observa como el Consorcio de la Vivienda de Barcelona, desde el pasado mes de marzo y hasta el 31 de diciembre de 2016, ha promocionado una nueva convocatoria de Ayudas a la Rehabilitación, poniendo un especial acento en el interior de las viviendas, "priorizando la habitabilidad y accesibilidad, además de continuar impulsando la rehabilitación de edificios de uso residencial, fomentando la accesibilidad, salud y ahorro energético".

Este organismo muestra un enlace (aquí) para acceder a la normativa que regula la convocatoria, expone las condiciones que hay que cumplir, y especifica que pueden acceder a las ayudas los presidentes de las comunidades de propietarios, los administradores o los propietarios de edificios y, en el caso de reformas de en el interior de la vivienda, también pueden optar por hacerlas efectivas, tanto los propios propietarios como los inquilinos con autorización de los propietarios. Se intenta asesorar y dotar de apoyo técnico con el fin de facilitar el proceso desde las Oficinas de la Vivienda de Barcelona. 

Rehabilitación sostenible e integradora
En la Comunidad Valenciana, la Consejería de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración de Territorio en convenio de colaboración con el Ministerio de Fomento, en su apartado de Vivienda y Calidad en Edificación, ha lanzado una serie de Ayudas a la Vivienda en el marco del Plan de Vivienda y Regeneración Urbana 2013 - 2106. Y si bien expone que entre sus objetivos principales está el de fomentar la rehabilitación y la regeneración urbanas, incidiendo en la consecución de ciudades más sostenibles, no especifica que uno de sus principales propósitos sea la eficiencia energética (ver aquí).

No es en absoluto así, sin embargo, en el Plan RENOVE Rehabilitación Vivienda 2013-2016 del Servicio Vasco de Vivienda, que sí manifiesta que uno de sus objetivos principales se centra en aumentar la eficiencia energética de las viviendas y edificios, aunque también contemple mejorar las condiciones de accesibilidad, reforzar la cohesión social e incentivar la creación de empleo. Esta administración es consciente que "Una de las principales carencias del parque residencial es en materia de eficiencia energética. Para hacer frente a esta problemática, el Plan Renove Rehabilitación Vivienda 2013-2016 se enmarca dentro de la Estrategia Europa 2020, impulsando una economía baja en carbono que cumpla los compromisos de reducción de un 20% de emisiones de CO2, reducción de un 20% de consumo energético e incremento de un 20% de utilización de energías renovables". Del mismo modo, el Servicio Vasco de Vivienda señala la importancia del apoyo a la rehabilitación debido a la gran demanda de empleo de proximidad que genera e incide en que tiene una gran importancia en las microempresas y empresas locales y mantiene unos niveles altos en el efecto multiplicador de incentivación sobre la economía productiva. En consecuencia, este Plan Renove Rehabilitación Vivienda constituye una de las seis líneas estratégicas establecidas en el Programa de Reactivación del Empleo 2013-2016. A modo de conclusión, apunta el Servicio Vasco de Vivienda, el Plan 2013-2016 "viene a reforzar la estrategia de creación de empleo, ahorro energético y cohesión social por medio de una política de rehabilitación sostenible e integradora".

Subvenciones muy concretas 

En Galicia, la Xunta de Galicia, a través del Instituto Gallego de la Vivienda - dependiente de la Consejería de Infraestructuras y Vivienda -, cuenta desde principios de este año y hasta el próximo 30 de noviembre con ayudas para la rehabilitación de viviendas situadas en el Área de Rehabilitación Integral (ARI) de los Caminos de Santiago. El Área de Rehabilitación (ARI) dos Camiños de Santiago fue declarada en el 2010 y comprende el trazado de las siete rutas del Camino en Galicia. El francés, que va desde Pedrafita do Cebreiro a Compostela, y las dos rutas del Camino de la Prata, que comprende desde A Mezquita o Verín hasta Ourense y desde la ciudad de As Burgas hasta Compostela, respectivamente. El inglés, desde Ferrol o A Coruña, juntándose en Mesía hasta Santiago, y el Primitivo, desde A Fonsagrada hasta Melide, conectando con el francés. También está integrado el de Fisterra y Muxía y el portugués, desde Tui a Compostela.

Estas ayudas (ver en este enlace) pueden ser solicitadas por las comunidades de propietarios, las agrupaciones de comunidades de propietarios y los dueños de los inmuebles, siempre y cuando tengan la correspondiente cualificación definitiva de su actuación. Un requisito que debe solicitarse previamente a la finalización de las obras. En concreto, en el un apartado del texto se aborda la necesidad de incluir acciones para reducir la demanda energética de los edificios y casas, y reducir la emisión de gases de efecto invernadero; ejecutar obras destinadas a reducir la demanda energética de las viviendas, aumentar el aislamiento térmico, colocar marcos dobles o sustituciones de los existentes por otros con más características térmicas, así como cualquier otra medida que tenga por objeto reducir la demanda de energía. En esa misma línea, contempla obras o acciones encaminadas a mejorar el rendimiento de las instalaciones térmicas de los edificios y viviendas; la sustitución de los sistemas de producción de energía térmica para la otra implica una menor emisión de gases de efecto invernadero o el uso de la energía renovable; la colocación, reparación o mejora de sistemas de captación de energía solar para producir agua caliente, y las acciones destinadas a mejorar la eficiencia energética de los sistemas de iluminación. 

Modelos de financiación factibles
Por otra parte, el proyecto europeo EnerInvest, que tiene como objetivo promover la inversión de 25 millones de euros en Proyectos de Energía Sostenible en España entre 2016 y 2019, ha visto la luz para convertirse en punto de encuentro y diálogo entre los principales actores del sector de las energías sostenibles. Este mes de septiembre ha puesto en marcha su Grupo de Trabajo Financiero. La iniciativa, impulsada por ocho entidades que forman un consorcio que coordina Deloitte Advisory, está dotada con dos millones de euros procedentes del programa marco de investigación e innovación de la Unión Europea, Horizonte 2020. Su objetivo radica en configurar una futura línea de trabajo que pudiera aportar respuestas a cuestiones relacionadas con los modelos de financiación que son más factibles actualmente o qué tipo de información y análisis se precisan para impulsar nuevos modelos financieros. Los puntos clave para lograr ese fin parece ser que pasan por: definir qué se considera eficiencia energética; agrupar áreas de trabajo debido a la diversidad de factores que intervienen en una financiación; diferenciar áreas para el análisis del riesgo; investigar en soluciones innovadoras; buscar mejoras o complementos para los modelos actuales de financiación en eficiencia energética y estandarizar procesos para hacerlos replicables.

Comunidades de Vecinos que se movilizan 

El pasado septiembre, una vez concluido el plazo de demanda de ayudas para la rehabilitación, la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía ha hecho público que el cómputo total de las solicitudes recibidas ha ascendido a 1.388, procedentes en buena parte de comunidades de vecinos interesadas en acometer alguna actuación de rehabilitación en sus edificios residenciales. En este caso, las actuaciones subvencionables para la mejora de la calidad y sostenibilidad en los edificios incluían obras para la mejora de la envolvente térmica del edificio, la instalación de sistemas de calefacción, refrigeración y ventilación, o el incremento de la eficiencia energética de los ya existentes; la instalación de equipos de generación o que permitieran la utilización de energías renovables (energía solar, biomasa o geotermia), la mejora de la eficiencia energética de las instalaciones comunes de ascensores e iluminación, la instalación de reductores de agua, así como el acondicionamiento de instalaciones para la separación de los residuos domésticos en el interior de los domicilios y en los espacios comunes de las edificaciones.

 


 

EMPRESAS

>>>Volver a Reportajes

>>>Volver a la portada

      RSS Reportajes
Partners
Ir a www.asociacion3e.org/Ir a www.anese.es

©2015. PREFIERES.es, ofrece toda la información sobre eficiencia energética y rehabilitación de los edificios. Es un portal de ERES Networking - Fevymar, S.L. Su utilización está protegida por ley y cumple las siguientes Condiciones de uso.