Ir a www.congresoeses.comIr a www.generalcable.es/Productos/CatŠlogoonline/tabid/365/Default.aspx Ir a www.polytherm.es
noticias

Una jornada analiza el papel de las empresas frente a sus compromisos de sostenibilidad energética

Noticia    Fecha: 28/03/2017
Twittear
Compartir en Facebook

La necesidad de realizar una reflexión profunda sobre los siguientes pasos a dar para "alcanzar una transformación profunda del sistema basada en la descarbonización total en 2050 y la electrificación del sistema", fue el mensaje lanzado por Laurence Tubiana, embajadora de Francia en la COP21, una de las principales artífices del Acuerdo del París y actual CEO en European Climate Foundation, en el transcurso de la jornada que, organizada por Fundación Renovables ayer en Madrid, puso el acento en las ‘Empresas y sostenibilidad energética. Un compromiso con el futuro'.

El encuentro ha tratado de fijar los compromisos y hojas de ruta de las empresas españolas en el camino hacia la transición energética, pero previamente Tubiana se encargó de explicar el punto de inflexión que supone París en las políticas de actuación contra el cambio climático, al marcar un rumbo claro y ambicioso para los gobiernos y orientar hacia una transformación que, a juicio de esta experta, debe implicar a todos los actores, más allá de las administraciones, con un papel protagonista del tejido empresarial. En cuanto al escenario español, Tubiana destacó la importancia de establecer políticas sociales y una planificación a largo plazo, así como la integración en iniciativas internacionales como la Plataforma de Descarbonización para 2050.

Plantear escenarios a medio y largo plazo fue una de las propuestas compartidas por Domingo Jiménez Beltrán, presidente de la Fundación Renovables, quien aseguró que eso es algo que España está evitando, ya que un escenario 2030 supondría el cierre urgente de las centrales nucleares y del carbón. Beltrán hizo hincapié "en la necesidad de que los Gobiernos doten a las empresas de seguridad jurídica y predictibilidad", con la finalidad de crear un marco adecuado que permita la implantación de acciones "en pro de la transición energética". En línea con esos comentarios, Teresa Ribera, directora del IDDRI, aseguró que el papel de las entidades debe ir más allá de fijar objetivos de sostenibilidad, para ella "se trata de generar un nuevo modelo de negocio, acorde con los nuevos escenarios que se presentan y tendiente a las emisiones cero".

Las políticas de muchas empresas nacionales y multinacionales ya incluyen esos objetivos medioambientales, por lo que en su avance hacia una mayor integración de las renovables no sólo contemplan la contratación de electricidad procedente de estas fuentes, sino que también apuestan por generar su propia energía mediante autoconsumo. Esos objetivos también se están implantando en administraciones locales, como el Ayuntamiento de Madrid, también presente, que junto a la Fundación Renovables está desarrollando una hoja de ruta para alcanzar su autosuficiencia energética en 2030.

Y es en este contexto en el que Víctor Viñuales, vicepresidente de la Red Española del Pacto Mundial, aludió a la importante brecha existente entre las empresas a la hora de poner en marcha iniciativas que potencien la transición. Para él están, de un lado, las que, conscientes de que el futuro pasa inexorablemente por las renovables, ponen en marcha iniciativas pioneras para acelerar ese proceso y, por otro, aquellas otras que se limitan a cumplir con lo que les marca la legislación. En este sentido, su mensaje fue contundente al asegurar que "no es meritorio lo que es de obligado cumplimiento y las empresas no deben colgarse medallas por ello".

La última mesa de debate permitió hablar de casos concretos de empresas que, como en el caso de Ferrovial, ha contemplado la necesidad de reducir las emisiones a lo largo de toda la cadena de valor, no solo en operaciones propias, mediante iniciativas como "Science Based Targets". Asimismo, Renfe y DKV Seguros expusieron sus planes de acción en eficiencia energética para reducir costes y combatir el cambio climático. Partiendo de que el sector privado es un auténtico sumidero de energía, tiene por delante un enorme margen de mejora, por eso desde la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética- A3e se señaló que, alcanzar los objetivos en materia de eficiencia energética implica una reducción de intensidad del 1,6% al 2,2% anual hasta 2050, mientras que los ahorros que se identificarían gracias a las auditorías energéticas obligatorias en grandes empresas, de llevarse a cabo, supondrían tan solo una reducción del 0,6%. La conclusión, por tanto, es que aún queda mucho por hacer.

En la recta final de la jornada, Fernando Ferrando, vicepresidente de la Fundación Renovables puso en valor que la sostenibilidad es también oportunidad y que sus planes de desarrollo han de estar en el origen del plan de negocio de las empresas, pero para ello deben encontrar el apoyo necesario en la Administración Central. "A día de hoy las empresas van muy por delante del Gobierno, pero no debería ser así ya que es éste quien debería fijar las políticas de sostenibilidad y reglamentación que favorezcan el autoconsumo y la transposición de las diferentes directivas europeas", finalizó.

 


 

>>>Volver a Noticias

>>>Volver a la portada

      RSS Noticias
Partners
Ir a www.asociacion3e.org/Ir a www.anese.es

©2015. PREFIERES.es, ofrece toda la información sobre eficiencia energética y rehabilitación de los edificios. Es un portal de ERES Networking - Fevymar, S.L. Su utilización está protegida por ley y cumple las siguientes Condiciones de uso.