El Gobierno destinará 1.320 millones en ayudas para el autoconsumo y el almacenamiento de energía renovable

El Gobierno destinará 1.320 millones en ayudas para el autoconsumo y el almacenamiento de energía renovable

El Consejo de Ministros aprobó, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, un Real Decreto que permite la concesión directa de ayudas para incentivar el autoconsumo y el almacenamiento de energía renovable.

La partida, que arranca inicialmente con 660 millones en ayudas para instalaciones de autoconsumo, almacenamiento detrás del contador y climatización con energías renovables, podrá ampliarse hasta 1.320 millones hasta 2023.

 

Seis programas concretos

Cubriendo seis programas concretos, se repartirá en 900 millones de euros para autoconsumo, 220 para almacenamiento detrás del contador y otros 200 más para climatización y agua caliente con renovables. Las comunidades y ciudades autónomas serán las encargadas de gestionar esas ayudas y los beneficiarios de municipios con menos de 5.000 habitantes obtendrán un 10% adicional en su asignación.

Los programas que se han articulado benefician, en la mitad de los casos, a sectores económicos, como servicios, industria y agricultura, mientras que los otros tres restantes han sido diseñados para los hogares.

El volumen de las ayudas dependerá, explicó la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, durante su comparecencia ante la prensa, del tamaño de las empresas y las instalaciones, mientras que para los hogares se hará con un porcentaje fijo, tomando como referencia el número de viviendas principales u hogares, según datos del INE.

Entran en la categoría de actuaciones subvencionables la inversión en equipos y materiales; la obra civil; los equipamientos electromecánicos, hidráulicos, de control y auxiliares; los sistemas de gestión y monitorización, la redacción de proyectos, memorias técnicas y dirección facultativa, entre otros.

Las previsiones apuntan a que esta nueva línea de ayudas movilice más de 25.000 empleos directos e indirectos y se instalen cerca de 2.000 MW de energía renovable, incluyendo la climatización de más de 40.000 viviendas. También se evitará la emisión a la atmósfera de un millón de toneladas de CO2 cada año, lo que permitirá avanzar en el objetivo de neutralidad climática fijado, como máximo, para el año 2050.

 

¿Quiénes podrán beneficiarse?

Las subvenciones variarán dependiendo no solo del beneficiario sino también del tipo de instalación. Así, para las empresas se asignará un porcentaje sobre el volumen de inversión inicial -hasta un máximo-, mientras que para los particulares y las administraciones públicas las ayudas abarcan un porcentaje fijo.

Para la solar fotovoltaica existe un tramo que va desde el 15% para una gran empresa hasta el 45% para una pyme o un sistema pequeño, inferior a 10 kW. Los particulares se beneficiarse de un 40% -que podría llegar al 50% en los sistemas de autoconsumo colectivo-, mientras que el porcentaje para las administraciones públicas llega al 70%.

Mientras las subvenciones para la eólica oscilan entre el 20% y 50% para la instalación en empresas y pymes, respectivamente, y el 50% y 70% de particulares y administraciones públicas, las ayudas en las instalaciones de almacenamiento detrás del contador, en general baterías, se situará entre el 45% y el 65%, dependiendo del tamaño de la organización, y alcanzará hasta un 70% en el caso de los particulares, administraciones y entidades del tercer sector.

La climatización con renovables obtendrá subvenciones en función de la tecnología empleada -como la biomasa o la geotermia-, y será del 40% al 70%. Adicionalmente, las administraciones públicas propietarias de edificios residenciales podrán obtener un 70%.