El informe sobre el Estado de la Unión de la Energía analiza los progresos en la transición hacia una energía limpia

El informe sobre el Estado de la Unión de la Energía analiza los progresos en la transición hacia una energía limpia

Bruselas adoptó ayer el informe sobre el estado de la Unión de la Energía de 2020 y sus documentos de acompañamiento, que están centrados en distintos aspectos de la política energética de la UE. Se trata del primer informe que se realiza tras la adopción del Pacto Verde Europeo y en el que se considera la contribución de la Unión de la Energía a los objetivos climáticos a largo plazo de Europa.

En las evaluaciones individuales de los veintisiete planes nacionales de energía y clima (PNEC) se analizan la trayectoria y la ambición de cada Estado miembro hacia el cumplimiento de los objetivos actuales en materia de clima y energía para 2030. La evaluación global pone de manifiesto que los Estados miembros son capaces de cumplir estos objetivos y que, en su mayoría, están avanzando adecuadamente hacia su consecución. También se destaca cómo puede contribuir el sector energético a que la UE se recupere de la crisis económica causada por la COVID-19. Hasta ahora, la Unión de la Energía ha demostrado su solidez frente a los retos que la pandemia plantea a nuestros sistemas energéticos y a nuestros trabajadores del sector energético.

Dimensiones de la Unión de la Energía
En concreto, el documento examina las cinco dimensiones diferentes de la Unión de la Energía: la descarbonización, incluidas las energías renovables; la eficiencia energética; la seguridad energética; el mercado interior de la energía; y la investigación, la innovación y la competitividad. Asimismo, ofrece orientaciones para la rápida ejecución de los PNEC y sobre cómo las inversiones y reformas relacionadas con la energía pueden impulsar la recuperación económica de la UE. Pone de relieve cómo el plan de recuperación Next Generation EU puede ayudar a los Estados miembros a través de una serie de programas de financiación emblemáticos.

Por primera vez, el informe de la Comisión de un análisis de las subvenciones a la energía, en el que se señala la clara necesidad de disponer de mejores datos sobre las subvenciones a la energía y de esforzarse por reducir aquellas que apoyan la producción y el consumo de combustibles fósiles. Ayer se publicó también un informe sobre la competitividad de la energía limpia, en el que se expone que la industria de la UE ha conseguido aprovechar las oportunidades de la transición hacia una energía limpia. El sector está superando a las tecnologías energéticas convencionales en cuanto a valor añadido, productividad laboral y crecimiento del empleo. La Comisión también ha adoptado informes de situación sobre el mercado interior de la energía, los precios y costes de la energía, la eficiencia energética y las energías renovables.

 

 

Publicar un Comentario