Empresas y ciudadanos andaluces pueden solicitar ayudas para la rehabilitación energética de edificios

Empresas y ciudadanos andaluces pueden solicitar ayudas para la rehabilitación energética de edificios

Ayer se abrió el plazo para que los  ciudadanos, empresas y entidades públicas andaluzas puedan solicitar los incentivos del Programa de Rehabilitación Energética de Edificios (PREE), dotado en esta comunidad autónoma con  49,3 millones de euros,  cofinanciados a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), en el marco del Programa Operativo Plurirregional de España 2014-2020 (POPE), y el Fondo Nacional de Eficiencia Energética.

La ayudas, que se pueden solicitar mediante un procedimiento 100% telemático, están gestionadas por la Agencia Andaluza de la Energía, y encaminadas a rehabilitar de forma integral, desde  viviendas unifamiliares hasta  bloques de comunidades de vecinos, o inmuebles de uso administrativo, docente, sanitario y cultural.

Actuaciones de tres tipos

El  Programa incluye tres tipos de actuaciones , a través de las cuales los edificios o viviendas deben mejorar, al menos, una letra su clasificación energética.

La primera de ellas tiene como finalidad la mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica e incentiva las soluciones constructivas convencionales que afectan a fachadas, cubiertas, carpinterías exteriores, vidrios y protecciones solares. En el caso de soluciones constructivas de arquitectura bioclimática se apoyan medidas como muros trombe (permite calentar los espacios interiores en invierno y enfriarlos en verano), invernaderos adosados (sistema de calefacción pasiva), sistemas de sombreamiento (como lamas) o ventilación natural.

Las fuentes limpias tienen un lugar destacado en la actuación 2, destinada a  la mejora de la eficiencia energética y de energías renovables en las instalaciones térmicas, donde se ofrecen incentivos para reducir el consumo de energía convencional mediante el uso de energía solar térmica, geotermia o biomasa para producir agua caliente sanitaria, calefacción, refrigeración y/o climatización de piscinas en edificios existentes. También, ofrece apoyo para energía renovable capturada a través de bombas de calor de última generación como la aerotermia, tecnología limpia que aprovecha la temperatura ambiental del aire exterior para aportar refrigeración, calefacción e incluso agua caliente; o para hidrotermia de alta eficiencia energética, aprovechando el excedente energético de las aguas grises que desperdiciamos en las duchas, fregaderos, lavavajillas, lavadoras… reutilizándolas.

El aprovechamiento de energías residuales, los sistemas de regulación, control y emisión de las instalaciones térmicas, los sistemas de ventilación natural y forzada, de enfriamiento gratuito por aire exterior o de recuperación de calor y del aire de extracción, también se incentivan en esta actuación.

Mejora en la iluminación

El tercer tipo de actuaciones se refiere a la mejora de la eficiencia energética de las instalaciones de iluminación interior. Así, se pueden recibir incentivos para la sustitución de luminarias, lámparas y equipos por otras de mayor eficiencia; la reubicación de los puntos de luz para reducir el consumo eléctrico anual o la instalación de sistemas de encendido; y regulación del nivel de iluminación que permitan el aprovechamiento óptimo de la luz solar (control por presencia, control automático de toldos, persianas o cortinas del edificio).

En cuanto a las intensidades de las ayudas, en el caso de que las mejoras energéticas se realicen sobre edificios completos (opción A), el incentivo base es del 35% de la inversión. Si es sobre una o varias viviendas o locales de un mismo edificio (opción B), la ayuda mínima es del 25%, teniendo un límite máximo de 6.000 euros por vivienda en el caso de los usos residenciales. En el caso específico de la iluminación, la ayuda base será del 15%.

Incremento con el bono social 

Este incentivo se puede incrementar en caso de que se realicen instalaciones integradas (varias actuaciones), el beneficiario disponga de determinadas características sociales o se consiga con la actuación una mejora notable de la calificación energética.

 Así, los consumidores que tengan concedido el bono social contarán con un 15% de ayuda adicional para la actuación 1 y un 10% para algunas medidas de la actuación 2; al igual que los trabajos que se realicen en edificios de viviendas calificados bajo algún régimen de protección pública o situados en Áreas de Regeneración y Renovación Urbanas o Rurales.

La eficiencia energética de un edificio se determina a través de una escala de calificación que mide el consumo de energía necesaria para satisfacer anualmente su demanda energética en unas condiciones normales de funcionamiento y ocupación. Esta escala va de las letras A (edificio más eficiente) a G (menos eficiente). En este Programa de incentivos, superar el cambio mínimo exigido de calificación energética puede suponer un incremento de la ayuda, hasta un 15%, cuando el edificio consiga calificación final A o B, o incremente dos o más letras.

Los interesados encontrarán toda la información sobre las condiciones de este programa y cómo solicitar las ayudas está disponible en la página web de la Agencia Andaluza de la Energía.

Publicar un Comentario