La PEP aporta sus conclusiones al anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética de Navarra

La PEP aporta sus conclusiones al anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética de Navarra

Con 6.083 metros cuadrados de superficie construida certificada bajo el estándar Passivhau y otros 32.832 m2 en camino de alcanzar esa certificación, Navarra se convierte en la comunidad que lidera la implementación de este estándar bajo criterios claros de eficiencia energética. En ese contexto de apuesta por este modelo constructivo, la Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP) ha presentado sus aportaciones al Anteproyecto de Ley Foral de Cambio Climático y Transición Energética de Navarra y, al mismo tiempo, le ha tendido la mano a la Administración para avanzar en la lucha contra el cambio climático, alabando los esfuerzos de este Gobierno al incluir “compromisos claros y factibles” en el documento que está tramitándose y que ha estado abierto a participación pública.

Máxima eficiencia en la edificación

Con claras referencia de alcanzar la máxima eficiencia energética en la edificación, para conseguir una reducción real de los consumos en el parque de viviendas, tanto en obra nueva como en rehabilitación, las propuestas de la PEP se concretan tanto en la mayor exigencia en cuanto a la calificación energética a alcanzar, como en la realización de certificaciones independientes y reconocidas superiores al mínimo normativo nacional. También sugiere realizar estudios de soleamiento y diseño bioclimático, además de promover iniciativas para proteger y empoderar a las personas frente a la pobreza energética, considerar en las auditorías energéticas los aspectos relativos a las condiciones interiores de los edificios, acometer rehabilitaciones integrales y animar a la implementación de estándares constructivos más exigentes que la normativa nacional en materia de edificación de mínimo consumo y alto confort interior.

Partiendo de que la Ley Foral de Cambio Climático y Transición Energética se convierte en un hito importante ala hora de cumplir con los objetivos europeos, para Pedro Mariñelarena, vicepresidente de la Plataforma de Edificación Passivhaus, esta normativa “está encaminada al endurecimiento de las políticas contra los efectos del cambio climático, la eficiencia energética y la promoción de un parque edificatorio respetuoso con el medio ambiente y beneficioso para las familias y los usuarios”, aunque considera importante “matizar algunos aspectos de la ley y por ello esperamos que nuestras aportaciones puedan ser tomadas en cuenta”.

La Plataforma de Edificación Passivhaus, todo un referente nacional en la certificación de edificios de alto confort y máxima eficiencia energética, mantiene una estrecha relación con Navarra, materializada en el apoyo que recibió del Gobierno foral para poner en marcha la Octava Conferencia Española Passivhaus en Pamplona en el año 2016, lo que a su vez propició, entre otras cuestiones, el desarrollo del proyecto Navarra Social Housing, un ejemplo pionero en el desarrollo de edificios pasivos certificados a nivel nacional e internacional.

Los edificios certificados con el estándar Passivhaus, a los que se unen los que están en situación de espera, se convierten en una muestra clara del “compromiso que está adquiriendo la región con el bienestar de la sociedad y la protección del medio ambiente, cuestiones que son claves para vivir en un planeta mejor”, concluye Mariñelarena.

Publicar un Comentario