Una nueva subasta de renovables tendrá lugar el próximo 19 de octubre

Una nueva subasta de renovables tendrá lugar el próximo 19 de octubre

El 19 de octubre es el día en que se celebrará una nueva subasta de 3.300 MW eólicos y fotovoltaicos que, segúin ha estipulado el MITECO, contendrá plazos de ejecución acelerados para que su generación rebaje cuanto antes los precios de la electricidad y se consiga dar un salto cualitativo en la consecución de los objetivos climáticos.

Se espera que toda la potencia subastada tendrá que estar en funcionamiento antes del 30 de junio de 2024, con un cupo especial de 600 MW de disponibilidad acelerada que debe estar operativo el 30 de septiembre de 2022.

Con el convencimiento de que los resultados de la subasta se traducirán en ahorros directos en el recibo de la luz, al desplazar energía que producen centrales más caras y contaminantes, el Gobierno ha anunciado que en este 2021 habrá otra subasta para un mínimo de 200 MW de solar termoeléctrica, 140 MW de biomasa y 20 MW de otras tecnologías.

La nueva puja se ha estructurado en distintos cupos o reservas de potencia, entre las que destacan 600 MW que deberán estar operativos en un plazo de 12 meses desde la adjudicación de la retribución regulada, de modo que tengan impacto antes de otoño del 2022.

Junto con esta reserva de disponibilidad acelerada, la subasta prevé una reserva de 1.500 MW para eólica terrestre, otra de 700 MW para fotovoltaica y otra de 300 MW para instalaciones fotovoltaicas de generación distribuida con carácter local, quedando, por tanto, 200 MW sin reserva tecnológica.

Participación ciudadana

Hay 300 MW que están asignados a instalaciones fotovoltaicas de potencia menor o igual a 5 MW, con fuerte carácter local, y en la adjudicación se tienen en cuenta elementos como la población próxima al emplazamiento o la participación ciudadana en las instalaciones. Tras el trámite de audiencia, que ha finalizado el 31 de agosto, se han podido introducir más facilidades para que participen los habitantes cercanos a las instalaciones.

Este impulso a los pequeños sistemas de generación distribuida obedece a que garantizan una mayor eficiencia, al precisar infraestructuras menores de red y minimizar las pérdidas de energía. También se ha considerado la necesidad de democratizar el sistema eléctrico, buscando la participación activa de los ciudadanos, así como de otros agentes, como pymes y entidades locales, en el despliegue de las tecnologías renovables.

Los plazos de la subasta

Una vez finalizado el trámite de audiencia, mediante resolución de la Secretaría de Estado de Energía, se convocó esta segunda subasta para el próximo día 19 de octubre de 2021, esperando un elevado interés y una amplia participación.

El día 13 de septiembre, es decir, el lunes próximo, arranca el plazo para que los agentes interesados lleven a cabo la entrega de la documentación para su participación en la subasta.

Se concreta que la totalidad de la potencia subastada deberá estar en operación antes del 30 de junio de 2024:

  • La reserva de 600 MW dirigida a instalaciones que empiecen a operar en un plazo más reducido requerirá su puesta en marcha antes del 30 de septiembre de 2022, menos de un año desde la celebración de la subasta.
  • El resto de la potencia contará igualmente con plazos inferiores a los de la primera subasta, con 20 meses para la tecnología fotovoltaica y 32 meses para la eólica.

Fuentes del ministerio aseguran que “las subastas de asignación REER ofrecen un marco retributivo estable que atrae la inversión y fomenta la actividad económica en toda la cadena de valor de las energías renovables del país”, algo relevante en un escenario de recuperación, que también impacta en que “los consumidores se beneficien de manera directa de las reducciones de costes de generación de estas tecnologías”.