Los españoles siguen sin tomar las medidas idóneas para mejorar la eficiencia de sus hogares

Los españoles siguen sin tomar las medidas idóneas para mejorar la eficiencia de sus hogares

Los españoles siguen sin tomar “las medidas adecuadas” para la eficiencia energética de sus hogares, como sería una rehabilitación global o integral, que permitiría reducir el gasto energético de las viviendas, que en la actualidad supone de media unos 1.350 euros al año, según los resultados del ‘Informe sobre la rehabilitación y eficiencia energética en España‘ que la plataforma de reforma y renovación habilitissimo ha presentado con motivo del Día Internacional de la Eficiencia Energética.

Según el estudio, elaborado mediante encuestas realizadas a los usuarios, la fuente energética más utilizada en los hogares españoles es la electricidad, en un 41% de los hogares, seguida del gas natural, con un 39%, y los derivados del petróleo, con un 9%. Únicamente el 11% de los hogares utiliza sólo energía de fuentes renovables como la eólica o la solar, y un porcentaje marginal utiliza el carbón.

Entre las medidas pasivas y activas que los españoles han empezado a tomar ara poder reducir el coste energético y lograr un hogar más sostenible que respete el medio ambiente, los españoles han empezado a tomar algunas medidas -pasivas y activas- en sus viviendas. En concreto, según los datos registrados en habitissimo, el número de solicitudes para realizar una reforma o reparación relacionada con la mejora de la eficiencia energética en la vivienda se ha triplicado en los últimos tres años. El 63% de las intervenciones recaen en pisos y un 34% en viviendas unifamiliares. El 52% de estas intervenciones se realizaron en viviendas construidas entre 1980-2006 y un 31% en viviendas construidas antes de 1980. “Hay que tener en cuenta que las viviendas construido antes de 1980 (anterior a NBE-CT 79), fueron construidas sin ninguna obligación de medida de aislamiento y sus materiales con el transcurso del tiempo se han desgastado y envejecido. Esto ha provocado que los particulares que residen en estas viviendas se vean obligados antes o después a reformar por completo su vivienda para poder alcanzar el confort y eficiencia energética necesaria” señala Isabel Alonso de Armas, directora de Alianzas Estratégicas de habitissimo.

Ventanas, calderas, aislamiento
El cambio de ventanas y cristales destaca entre las medidas para mejorar la eficiencia energética en el hogar, con un 20% del total de las instalaciones, seguido del cambio de calderas por otras más eficientes, con un 12%. El 7% de los encuestados optó por aislar las paredes desde el interior, un 6% aisló el suelo y un 5% el techo.

Disponer de unas ventanas óptimas puede reducir el consumo energético entre un 15% y un 20%, señalan desde habilitissimo. Si además incluyes un doble cristal puedes aumentar la temperatura hasta dos grados más, reduciendo así el consumo de calefacción.

La inversión media que destinaron los usuarios para aislar su vivienda fue de 10.000 euros, y en pequeñas medidas (cambio de ventanas, pintura…) inviertieron 5.500 euros. El 88% de los encuestados considera que tras la obra ha notado un descenso del 30% de su factura energética. Es decir que pese a que para la mayoría de los encuestados la reforma supone una alta inversión inicial, consideran rentable asumirlo, ya que les supondrá a la larga un ahorro en la factura energética de su hogar.

Divulgación y promoción
Aunque el término sostenibilidad se encuentra presente en la vida de los españoles, es necesario realizar acciones de divulgación sobre la importancia de contar con medidas que fomenten la eficiencia energética de los hogares españoles. Y es que según los datos del informe, de los españoles que tomaron pequeñas medidas pasivas en sus hogares (pintaron su vivienda, cambiaron ventanas, cristales…) un 30% no realizó medidas más extensivas por desconocimiento.

Si bien desde el Gobierno se han impulsado diversas iniciativas para fomentar la mejora de la eficiencia energética y la sostenibilidad de las viviendas de España, tan solo un 15% de los encuestados se benefició de alguna de alguna de ellas y un 35% no tenía el dinero necesario para hacer coste a una reforma más ambiciosa que mejorará aún más la eficiencia energética de su hogar. “Y si bien, una intervención global en un edificio como una rehabilitación sería lo ideal para conseguir las medidas idóneas de eficiencia energética, lo cierto es que la realidad nos muestra cómo no se ha podido lograr todavía que la rehabilitación adquiera el ritmo necesario, ya que su crecimiento se encuentra plano” afirma de Armas.

Publicar un Comentario