Madrid agiliza las tramitaciones para realizar instalaciones de autoconsumo

Madrid agiliza las tramitaciones para realizar instalaciones de autoconsumo

Tras contar con el informe favorable de la Comisión de Urbanismo, la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura de la Comunidad de Madrid ha decidido eliminar la obligación de pedir licencia de obras para la instalación de paneles fotovoltaicos para el autoconsumo, según informa Europa Press.

 

Agilizando procedimientos

Desde la Consejería justifican que “la agilización de los procedimientos que sirven para la implantación y actividades productivas en el territorio y, en particular los urbanísticos relacionados con estas, es una demanda social constante que este Gobierno autonómico tiene como objetivo principal”, agregando que “la agilidad de las tramitaciones es, en este momento, clave para que se reactive la actividad de todo el entramado de autónomos y empresas que pueden hacer del autoconsumo una vía más de recuperación económica tras la crisis sanitaria actual”.

Destacan sobre todo que el autoconsumo implica “un ahorro significativo para los ciudadanos”, pudiendo `poner freno a la subida en el recibo de la luz tras la entrada en vigor de la nueva tarificación eléctrica.

Actualmente, la Ley del Suelo no requiere someter a licencia urbanística previa la instalación de paneles solares o fotovoltaicos para el aprovechamiento de energía solar para autoconsumo en edificaciones, construcciones o terrenos, ya que no será exigible un proyecto de obras de edificación. Pero la Ley de Ordenación de la Edificación sí que contempla algún supuesto específico en el que la instalación de paneles para el aprovechamiento de energía solar para autoconsumo en edificaciones, construcciones o terrenos, requerirá un proyecto de obras de edificación.

A todo ello se suma los numerosos instrumentos de planeamiento urbanístico que continúan estableciendo los municipios de la Comunidad de Madrid en sus normativas relativas a la edificación. Por eso, la Consejería dispone que “la intervención a la que habrá de someterse la instalación de paneles solares o fotovoltaicos para el aprovechamiento de energía solar para autoconsumo en edificaciones, construcciones o terrenos son actos sujetos a declaración responsable urbanística por no requerir de un proyecto técnico de obras de edificación en varios supuestos”.

Así se cita la cubierta de las edificaciones y otras construcciones auxiliares, además de espacios relativas a parcelas no ocupados por las edificaciones y otras construcciones auxiliares, siempre y cuando cumplan el resto de parámetros urbanísticos de aplicación señalados al efecto en el instrumento de planeamiento.

No obstante, se especifica que en caso de necesitarse licencia urbanística para proyectos que alteren la configuración arquitectónica, es decir, aquellas que produzcan una variación esencial de la composición general exterior, la volumetría o el conjunto del sistema estructural del edificio o construcción. También en los suelos clasificados como no urbanizable protegido y urbanizable no sectorizado, siempre que la parcela en la que se pretenden instalar cuente de forma previa con calificación urbanística o proyecto de actuación especial que autorice el uso o la edificación o construcción existente.

Para la consejera Paloma Martín, se está implantando “un marco normativo más flexible con medidas de simplificación y reducción de cargas administrativas” destinadas a “favorecer el dinamismo empresarial y las iniciativas emprendedoras orientadas a configurar una región sostenible”, además de hacerles más fácil a los madrileños la opción por esta tecnología.

 

Ayudas al autoconsumo energético

La Comunidad de Madrid también ha anunciado que antes de que finalice el año lanzará una nueva línea de ayudas de 91 millones de euros ligada al autoconsumo. Serán incentivos destinados a impulsar la instalación de placas solares, además de sistemas de almacenamiento de energía renovable y sistemas térmicos renovables en el ámbito residencial.

Esas ayudas se enmarcan dentro del Plan de Descarbonización, que prioriza lograr una región neutra en carbono a través de cuatro objetivos estratégicos: la reducción de emisiones directas, incrementar la eficiencia energética y disminuir la dependencia, reforzar el liderazgo de la Comunidad de Madrid en la gestión del agua como fuente de energía limpia y renovable, y favorecer la investigación y la innovación en las nuevas tecnologías para ahondar en la descarbonización real de la región y consolidar una economía verde.

“Las ayudas para fomentar el autoconsumo forman parte del Plan de Descarbonización y Cuidado del Medio Ambiente, y van orientadas a lograr una mayor eficiencia energética, ya que permitirán reducir el consumo de energía de la casa entre un 50% y un 70%, lo que repercutirá en la factura de la luz que se verá disminuida”, ha concretado Martín.

La línea de ayudas al autoconsumo se divide en seis programas diferentes -que se convocarán todos a la vez-, pudiendo beneficiarse de ellos comunidades de vecinos, empresas, entidades sin ánimo de lucro e incluso para la Administración pública. Se tratan de ayudas que incide directamente en el ámbito residencial, que es el que produce el 32% de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Adicionalmente, la Consejería contempla dos nuevas líneas de actuación para mejorar la eficiencia energética en ese ámbito: la rehabilitación de edificios antiguos para lograr mejorar su eficiencia energética, que también es otra medida dentro del Plan de Descarbonización, así como la creación de vivienda nueva eficiente y sostenible.