Plan Estratégico de Almacenamiento: una oportunidad real de crear industria

Plan Estratégico de Almacenamiento: una oportunidad real de crear industria

El Gobierno dio luz verde, a primeros de febrero, a la Estrategia de Almacenamiento Energético, con el fin de respaldar el despliegue de las energías renovables y garantizar la seguridad, calidad, sostenibilidad y economía del suministro. Luis Marquina reflexiona sobre la capacidad para abrir el camino a la implantación de un nuevo paradigma energético. (*) 

Con la aprobación de la Estrategia de Almacenamiento Energético en la que el MITECO ha venido trabajando con los diferentes actores del mercado se da el pistoletazo de salida a un proceso de creación de un nuevo paradigma energético sin parangón en nuestra forma de organización social, que alumbrará en los próximos años nuevas tecnologías, nuevos modelos de negocio, nuevos actores, y donde veremos a los actores de siempre haciendo cosas muy diferentes también. Al ciudadano, por ejemplo, en el que la estrategia de almacenamiento hace recaer gran parte del protagonismo con su nuevo rol de prosumidor. O los generadores de energía renovable, que deberán ofrecer al sistema eléctrico una energía gestionable si no queremos que la calidad del servicio sufra y con ello la calidad del suministro. O las comunidades energéticas y la demanda agregada, que darán un nuevo sentido al consumo colectivo. O el rol del vehículo eléctrico, que será una batería móvil al servicio del sistema.

Y lo más estimulante es que todo este nuevo ecosistema gira en torno a la tecnología de almacenamiento, cualquiera que sea ésta. Por eso hoy el almacenamiento está en el centro de todas las miradas, porque de su evolución y crecimiento depende la electrificación de nuestra actividad. La cuestión por lo tanto no se centra en adivinar qué es lo que va a suceder sino, ¿cómo hacemos para venga ya y además genere riqueza, puestos de trabajo y valor añadido a nuestra economía?

Hoja de ruta precisa

Además de presentar este plan una hoja de ruta precisa, clara y comprometida por la que nos debemos felicitar, el gran acierto de esta estrategia es algo ajeno a su voluntad: es el momentum. El despegue que necesita la industria del almacenamiento, que es la industria de apoyo a la generación renovable, que es además el equilibrio necesario para la red eléctrica, necesita de apoyos financieros sólidos, no dubitativos, generosos, inteligentes y bien estructurados.

Y en este sentido, los Fondos de Recuperación son sin duda la oportunidad perfecta para cimentar de forma irreversible el avance de las diferentes tecnologías, fomentando con la realización de proyectos concretos, proyectos ambiciosos, el despliegue industrial, la creación de valor añadido, la competitividad de nuestras empresa, ampliando a su vez toda la cadena de valor, desde le extracción minera que de sustento a las materias primas necesarias hasta la economía circular y segunda vida de los productos.

Cuando la necesidad de configurar un nuevo sistema eléctrico coincide con la oportunidad de desplegarlo al contar con los fondos necesarios para hacerlo sólo cabe una respuesta: hagámoslo y hagámoslo ya¡ Desde AEPIBAL sólo podemos agradecer al MITECO su sensibilidad ante este momento único e irrepetible, y estamos convencidos que serán muchas las vías de canalización de los fondos para afrontar los múltiples retos del Plan Estratégico, como seguramente se reflejarán en los diferentes proyectos que se presenten en las Manifestaciones de Interés.

Esperamos que así sea y que el almacenamiento goce de una partida sustancial de los mismos. Nos jugamos mucho, nos jugamos crear y fortalecer una industria propia, innovadora e internacionalizable. No perdamos la ocasión de conseguirlo.

(*) Luis Marqquina es presidente de AEPIBAL y director de Relaciones Institucionales de Grupo Gransolar.

 

Publicar un Comentario