Rubí Brilla coordina el primer proyecto de autoconsumo compartido de energía en un polígono industrial

Rubí Brilla coordina el primer proyecto de autoconsumo compartido de energía en un polígono industrial

El Ayuntamiento de Rubí, a través del programa Rubí Brilla, ha coordinado el primer proyecto de autoconsumo compartido de energía en un polígono industrial que se realiza en España. Se trata de una iniciativa pionera con la que el esta administración municipal avanza en los objetivos marcado por el Pacto de Alcaldes por el Clima y la Energía, que compromete la ciudad a reducir sus emisiones en un 40% en 2030 respecto a 2005.

Ana María Martínez Martínez, alcaldesa de la ciudad, aureconoce que a pesar de que el compromiso no incluye el sector industrial, “de alguna manera nos sentíamos obligados a buscar fórmulas y proyectos que hagan de Rubí una ciudad más sostenible y que, en la vertiente medioambiental y climática, repercutan en una mejora de su competitividad económica”, incluyendo este ámbito concreto de actuación.

Espacios de consumo intensivo de energía

De hecho, las industrias son espacios de consumo intensivo de energía, en tanto que producen, transforman, manufacturan y distribuyen productos necesario. En este punto, la alcaldesa de Rubí matiza que “si existe un sector con potencial de mejora en temas estrictamente energéticos, este es el industrial”, por eso, subraya que la mejora de la eficiencia energética de los procesos industriales y la incorporación de sistemas de autoconsumo energético para los usos eléctricos y térmicos “serán uno de los retos más grandes que tenemos como sociedad”.

Aparte de cumplir con los objetivos del Pacto de Alcaldes por el Clima y la Energía, el proyecto “está completamente alineado con nuestros objetivos como equipo de gobierno”, prosigue Martínez, quien avanza que el Plan de mandato 2019-2023 se fundamenta en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, que pretenden que las ciudades y comunidades sean sostenibles.

Por su parte, el concejal de Medio Ambiente y Transición Ecológica, Andrés Medrano Muñoz, puntualiza que “este proyecto es parte del nuevo paradigma: dejar de consumir la energía producida a cientos de kilómetros con fuentes no renovables y empezar a producir y consumir energía de kilómetro cero”.

Enmarcado dentro del proyecto en el Rubí Industria Circular (RIC), con esta iniciativa se persigue la creación de un espacio de trabajo habilitado para diagnosticar, promover e implementar una serie de acciones que permitan la reducción de los costes asociados a la energía, el agua, los residuos, los materiales y la movilidad en el contexto industrial. No hahy que olvidar que “el RIC promueve la gestión compartida de los recursos, con el objetivo de tener una visión circular, que permite que el que es sobrante para uno, pueda ser un recurso para otro”, reconoce Medrano.

Con todo, esta acción implicará la instalación de una potencia cercana a los 1,01 Mwp, que contribuirán a reducir en más de 300 las toneladas de CO2 emitidas anualmente a la atmósfera, que se convertirán en 9.000 Tn de CO 2 durante toda su vida útil, de unos 30 años. Además, otra de las singularidades del proyecto es su decidida apuesta por la digitalización, con el objetivo de crear un big data energético de cada empresa participante que permita optimizar los recursos.

Publicar un Comentario