Un estudio cifra en un 75% el ahorro en calefacción con la la rehabilitación energética

Un estudio cifra en un 75% el ahorro en calefacción con la la rehabilitación energética

La alianza de empresas Build for Efficiency formada por Aldes, Kömmerling, Soudal y Ursa comienza a mostrar los resultados de sus iniciativas en común. El trabajo colaborativo de las cuatro compañías se ha materializado en el “Estudio de Rehabilitación Energética en Viviendas” en el que se cotejan diversas intervenciones en edificios de cinco ciudades españolas situadas en diferentes zonas climáticas.

 

Como explican los promotores, el trabajo ha conseguido cumplir con el objetivo para el que fue planteado: demostrar los beneficios técnicos y económicos de la rehabilitación de edificios utilizando materiales de alto rendimiento y cumpliendo todos los requisitos normativos establecidos en el Código Técnico de la Edificación (CTE).

 

Para el estudio se han simulado intervenciones de rehabilitación en edificios plurifamiliares y unifamiliares en ciudades como Barcelona, Valencia, Madrid, León y Málaga.

 

Ahorro en calefacción: más del 90% en las zonas más frías

 

En el caso de edificios plurifamiliares se han planteado actuaciones en su cubierta, fachada (con fachada ventilada y SATE), ventanas de altas prestaciones, mejora de la hermeticidad al aire y estanqueidad al agua, soluciones de ventilación y climatización por aerotermia. Los resultados demuestran posibles ahorros que van desde el 43% al 98% en refrigeración y calefacción (y la combinación de ambas), dependiendo de la zona climática y el nivel de aislamiento considerado.

 

“Estos ahorros que, en una época como en la que vivimos con altos precios energéticos y una necesidad acuciante de reducir la demanda de los edificios para contribuir a la descarbonización del parque inmobiliario, son fundamentales. Pero, además, se han tenido en cuenta criterios de confort que supondrán una interesante mejora en la calidad de vida de los habitantes de estos edificios”, indica Peter Esselens, portavoz de Build for Efficiency.

 

Ahorro energético también en unifamiliares

 

En el caso de viviendas unifamiliares se ha planteado la ejecución de un aislamiento insuflado en la fachada y cubierta, sustitución de ventanas por otras de altas prestaciones, reconstrucción del suelo bajo el pavimento y otras actuaciones para asegurar la hermeticidad y la ventilación del inmueble. También en esta tipología de edificios se producen ahorros, en calefacción, refrigeración (y la combinación de ambas) que van de un 31% a un 99%.

 

Los datos arrojan resultados incontestables que muestran los grandes ahorros, una vez analizada la demanda y el consumo energético antes y después de la rehabilitación. Esta comparativa nos ha permitido evaluar las mejoras energéticas y de sostenibilidad aportadas en cada una de las rehabilitaciones”, asegura Esselens.

 

Actuaciones y sistemas empleados

 

Todas estas rehabilitaciones han registrado una mejora de la protección térmica mediante incorporación de los aislantes de Ursa y las ventanas con sistemas Kömmerling. Las soluciones de hermeticidad y sellado de Soudal y los equipos de ventilación con recuperación de calor y aerotermia de Aldes también han proporcionado ahorro y confort, permitiendo reducir la demanda energética de los edificios, en todos los casos analizados.

 

Este estudio forma parte del plan de acciones conjuntas diseñado por los cuatro socios para dar a conocer los beneficios de una rehabilitación integral con criterios de sostenibilidad y materiales de alto rendimiento. El estudio será compartido con profesionales del sector en diversas ferias, encuentros y congresos profesionales.

 

“Build for Efficiency no quiere dejar de insistir en que el momento de rehabilitar es ahora. No debemos dejar de pasar la oportunidad que nos brindan las subvenciones y ayudas que pueden solicitarse a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, impulsado por Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO). Tenemos 3.420 millones de euros para impulsar la rehabilitación residencial hasta 2026 y no podemos permitir que sobre ni un solo euro”, concluye Esselens.