Viladecans premia el compromiso de la ciudadanía con la eficiencia energética

Viladecans premia el compromiso de la ciudadanía con la eficiencia energética

Un total de 63 viviendas y locales comerciales y nueve escuelas públicas han sido galardonados con los Premios de Eficiencia Energética  que, convocados por el Ayuntamiento de Viladecans en 2019, se tuvieron que posponer por los efectos derivados de la pandemia sanitaria.

Estos galardones contemplan una compensación económica para la ciudadanía, en reconocimiento a sus esfuerzos a la hora de respetar el consumo de la energía para contribuir a levantar un modelo más eficiente, sostenible y que ayude a mitigar el cambio climático. El importe de cada galardón se ha regido por un baremo en función del impacto por las medidas aplicadas.

Gestión energética

De hecho, las escuelas y el vecindario participante en programas municipales de formación y actuación en gestión energética a través del programa Vilawatt han obtener 1.075 euros de media. Adicionalmente, los hogares que han asumido obras de eficiencia energética han recibido 2.750 euros de media. La mitad del dinero se ha otorgado en la moneda local, el Vilawatt, que se utiliza en el comercio local, generando un impacto más beneficioso de esos recursos públicos en la propia localidad.

Más allá de los premios, la apuesta municipal por la instalación de sistemas de aprovechamiento solar se materializa en las bonificaciones que el Ayuntamiento ofrece a los hogares, que suponen el 50% del IBI durante tres años y del 95% del impuesto de obras (ICIO) para las instalaciones de autoconsumo. Este último impuesto también se bonifica el 75% en las comunidades vecinales que realicen obras de eficiencia energética.

Entre los galardonados de estos Premios figuran los tres edificios que han recibido subvenciones del programa europeo Vilawatt, promovido por el Ayuntamiento y la Unión Europea, para invertir en acciones de eficiencia que prevén la reducción de entre un 50 y un 60% del su consumo energético.

Medidas de eficiencia

Estas edificaciones han asumido actuaciones de aislamiento térmico y sustitución de cerramientos, además de instalar placas fotovoltaicas y renovar calderas y equipos de climatización. Las medidas de rehabilitación energética aplicadas han sido ejemplarizantes y aportan gran valor a las reformas integrales en edificios antiguos, con inversiones que han supuesto unos 1,53 millones de euros de fondos públicos.

“El confinamiento por la pandemia nos cogió con las obras y supuso importantes molestias y retrasos”, explica Silvia Pina, presidenta de una de las tres comunidades vecinales reformadas, quien espera “una repercusión económica a la larga” de estas medidas de mejora de la eficiencia.

Publicar un Comentario