Vivienda social bajo el estándar Passivhaus

Vivienda social bajo el estándar Passivhaus

Diseñado por el estudio de arquitectura Ruiz-Larrea y Asociados bajo el estándar Passivhaus, un  bloque de viviendas sociales situado en el madrileño distrito de Carabanchel ha conseguido reducir el consumo energético en casi un 60%. 

 

La eficiencia energética, la calidad de aire interior y un alto grado de confort a las viviendas, han sido objetivos por los que ha apostado Ruiz-Larrea & Asociados en este proyecto. Así, el edificio se ha proyectado bajo criterios del CTE y adaptándose al estándar Passivhaus una vez finalizada la estructura, con la adecuación a los sistemas constructivos (sistemas SATE, fachada ventilada, carpinterías), y minimizando las instalaciones de calefacción y refrigeración, así como la resolución de detalles y encuentros que generaban los numerosos puentes térmicos de la estructura preexistente.

Todo ello ha dado como resultado un edificio de consumo casi nulo (ECCN) con una reducción de la demanda y consumo energético de casi el 60%. Los criterios fundamentales que han alimentado el proceso se basan en el estándar de construcción Passivhaus, el  certificado más exigente del mercado en materia de eficiencia energética y confort. Un edificio Passivhaus es aquel en el que el confort térmico (según la ISO 7730) se consigue mediante el calentamiento o enfriamiento del flujo de aire necesario para alcanzar la ventilación óptima del espacio interior.

 

 

25 viviendas sociales

El programa de necesidades planteado por el estudio es el de un edificio residencial multifamiliar de 25 viviendas de 1, 2 y 3 dormitorios y zonas comunes. Las viviendas son de carácter social de alquiler en el régimen de calificación de vivienda protegida pública (VPPA) de la Comunidad de Madrid.

 

Se han tenido en cuenta criterios de diseño bioclimático, eficiencia energética de sistemas, ecoconstrucción y confort interior

 

Debido a la distribución y organización arquitectónica del programa de viviendas, la forma de resolución de los ensayos ha presentado unas particularidades consistentes en la realización de una única envolvente térmica y 5 líneas de hermeticidad con un único ensayo por planta, comunicando cada una de las viviendas presentes por planta. De esta forma se ha reducido el número de ensayos, todo ello con el objetivo de conseguir unos costes óptimos de construcción.

Además, se han tenido en cuenta criterios de diseño bioclimático, eficiencia energética de sistemas, ecoconstrucción, confort interior (calidad del aire interior sin alérgenos e interiores libres de COV), y la gestión y utilización del agua.

Tipologías de viviendas

La vivienda de un dormitorio dispone de zona de día formada por cocina, tendedero y estar comedor, y la zona de noche que la integran un baño y un dormitorio. La vivienda de dos dormitorios dispone de zona de día formada por cocina, tendedero y estar-comedor y la zona de noche que la integran un baño y dos dormitorios. La vivienda de tres dormitorios dispone de zona de día formada por cocina, tendedero y estar-comedor y la zona de noche que la integran un dormitorio principal con baño incorporado y dos dormitorios y un baño.

Los huecos de las estancias son de composición vertical en su orientación sur, incluyendo elementos de protección solar, y de composición horizontal en su orientación norte, más los accesos a los tendederos. Las plazas de garaje provienen de la construcción de la Fase I por lo que son ya existentes en el sótano -2 en un aparcamiento semiautomático robotizado.

Entre las características del edificio, caben destacar:

  • Alto grado de confort térmico interior, tanto en la estación fría como en la cálida. Rango de confort de 20-25˚C.
  • Aire de calidad garantizado durante 24 horas al día.
  • Calidad en la construcción para evitar o minimizar los puentes térmicos, infiltraciones no deseadas, condensaciones superficiales o intersticiales etc… Se reduce el riesgo de patologías derivadas de la física de la construcción.
  • Reducción de las facturas de consumo energético.
  • Durabilidad en el tiempo de las soluciones constructivas mínimas de mantenimiento.

 Sistemas de acondicionamiento e instalaciones

Como consecuencia de la aplicación del estándar Passivhaus en las viviendas, se produce una sustancial reducción de la demanda (casi un 60%) sobre un edificio que cumple únicamente con las prestaciones del CTE.

Demanda energética anual de calefacción por superficie útil:                9  kWh/ (m2año)

Demanda energética anual de refrigeración por superficie útil:              7  kWh/ (m2año)

 

El proyecto incorpora tecnología de ventilación con recuperación de calor de alta eficiencia 

 

Refrigeración y calefacción

El sistema de aire acondicionado frío-calor de alta eficiencia energética está compuesto por una unidad exterior ubicada en cubierta y una unidad interior, tipo split, en el salón de las viviendas, con una capacidad de 3,5 kW de potencia en frío y 3,7 kW de potencia en calor.

Ventilación

Para la ventilación de confort con recuperación de calor de alta eficiencia se han utilizado 21 unidades Zehnder Comfoair 180 y 4 unidades Zehnder Comfoair 200. La colocación se ha realizado en vertical, integrándose en el mobiliario de cocina, con un rango de caudal entre 90-145 m3/h con filtros F7 en admisión y G8 en retorno de equipo. De este modo, se obtiene aire fresco que favorece el bienestar, maximiza el confort, el ahorro energético y la ausencia de moho y bacterias. Los equipos con certificado de componente Passivhaus, obtienen una recuperación de calor con una eficiencia del 82% (>75%) y un consumo eléctrico de 0,27 W/h.

Energía renovable

La energía renovable utilizada es la solar térmica para el cumplimiento del apartado de DB-HE4 de ACS. Se han instalado 8 captadores solares en 2 filas, con una superficie de captación cada uno de 2,51 m2 y un disipador estático de 9 kW por fila. Se apoya por medio de una caldera de condensación de 60 kW, con un intercambiador de placas y dos interacumuladores térmicos de 1.000 litros.

 

Publicar un Comentario