Los Next Generation, una oportunidad para la protección contra incendios

Los Next Generation, una oportunidad para la protección contra incendios

Los edificios construidos sin las exigencias del Código Técnico de la Edificación CTE-DBSI de 2006, pueden presentar riesgos para la seguridad de bienes y personas, advierten desde Tecnifuego (Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios), a tenor de los últimos incendios de edificios. Ahora, con los planes de ayuda a la rehabilitación, en el marco de los fondos Next Generation EU,  la asociación considera que existe una “oportunidad extraordinaria” para solventar estos defectos de seguridad, ya que “pueden aprovecharse estas ayudas a la rehabilitación para implementar también mejoras en la protección contra incendios en estos edificios”.

Se trata de implementar soluciones que cumplan con las prestaciones al fuego exigidas por el actual CTE DBSI (2019), sin menoscabo de ser más exigentes en determinados escenarios (edificios de difícil acceso para los bomberos o de difícil evacuación), explica la asociación, que recomienda, igualmente,  acometer medidas como sectorización interior, e instalación de detectores y rociadores en edificios en altura, “ya que se ha demostrado su eficacia en incendios recientes”.

Tecnifuego propone y aconseja, en definitiva, tener en cuenta y mejorar las características de protección contra el fuego de los edificios sujetos a rehabilitación. Para ello, se podrían realizarse auditorías de protección contra incendios, PCI, junto con el proyecto de rehabilitación energética, y actuar en consecuencia, reforzando la seguridad contra el fuego con medidas pasivas y activas.

Aunque queden fuera de esas ayudas, la asociación recomienda implementar medidas, como:

–           Auditorías del parque edificatorio actual.

–           Habilitación de técnicos expertos en ingeniería de fuego.

–           Establecer controles de cumplimiento del CTE-DBSI.

 

Para Tecnifuego es clave seguir los requerimientos del CTE, DBSI RD 732/2019, así como el resto de las exigencias aplicables del CTE en cuanto a las puertas cortafuegos, las sectorizaciones, los sellados, los elementos para interrumpir el efecto chimenea, etc.

“La rehabilitación en nuestro parque edificatorio es una gran oportunidad para mejorar la eficiencia energética de nuestros edificios, pero también puede serlo para reforzar las características de su protección frente a los incendios”, concluye la patronal del sector contra incendios.