La industria solar térmica europea se compromete con la recuperación verde

La industria solar térmica europea se compromete con la recuperación verde

Tras la aprobación a principios de esta semana del Paquete de Recuperación por el Consejo Europeo, la industria de calefacción y refrigeración solar térmica europea se ha unido para lanzar hoy un compromiso común para contribuir con este objetivo, comprometiéndose con una  recuperación ‘Verde’, al tiempo que insta a la acción por parte de  los responsables políticos europeos.

“Queremos demostrar que la industria solar térmica europea está lista para hacer su parte en lograr una recuperación económica en línea con los objetivos energéticos y climáticos del continente”, señala Pedro Dias, Secretario General de Solar Heat Europe. “Nuestro sector ha estado contribuyendo a una transición verde sostenible en las últimas décadas. Por lo tanto, acogemos con beneplácito este fuerte compromiso de los líderes de la UE “, añade Dias, refiriéndose al histórico acuerdo alcanzado por el Eurogrupo.

En un manifiesto, firmado por más de 100 empresas y organizaciones de 15 países europeos, la industria se compromete a:

– Promover un enfoque multitecnológico para calefacción y refrigeración.

– Introducir en el mercado nuevas soluciones para el suministro descentralizado, seguro, descarbonizado de calor y almacenamiento de energía térmica.

– Incrementar el saldo exportador positivo del sector.

– Intensificar las actividades de investigación y desarrollo.

– Apoyar los objetivos de una economía sostenible, eficiente en recursos y circular.

 

Compromiso del sector público

Consciente de que cumplir con estas promesas requerirá cierto compromiso y apoyo del sector público, la asociación europea también ha presentado una llamada a la acción, “instando a los gobiernos a implementar varias medidas esenciales, como la eliminación gradual de los combustibles fósiles y proporcionar a los consumidores préstamos blandos para que opten por soluciones eficientes y renovables”, explica Costas Travasaros, presidente de Solar Heat Europe.

Y es que, como subraya Pascual Polo, director general de ASIT, “los próximos 10 años serán cruciales para transformar y descarbonizar el mercado de la calefacción, porque necesitaremos sistemas de calefacción residenciales, comerciales e industriales sin carbono para 2030, ya que todos los nuevos sistemas instalados después, probablemente seguirán funcionando en 2050”. Y en este sentido, “necesitamos una acción rápida y considerar la calefacción y refrigeración solar en el plan de recuperación español”, añade el director de la patronal española, refiriéndose a los Planes Nacionales de Recuperación, que se presentarán a la Comisión Europea el próximo octubre. “Estamos dispuestos a contribuir a esta discusión en España con ideas, propuestas y un fuerte compromiso de nuestro sector”, concluye Polo.

Más de 10 millones de sistemas solares térmicos

La calefacción y refrigeración solar, a menudo denominada energía solar térmica, es una tecnología bien conocida que captura la energía solar en forma de calor, y que se utiliza para necesidades residenciales, como el calentamiento de espacios y agua, y para aplicaciones comerciales e industriales. En Europa se contabilizan más de 10 millones de sistemas solares térmicos instalados.

Esta energía se considera una solución para abordar la crisis climática, reduciendo el uso de combustibles fósiles para calefacción y refrigeración. Solo en 2019 evitó un equivalente de 6,8 Mt de emisiones de CO2, según los datos del colectivo europeo. La generación total estimada de energía térmica de los sistemas de calefacción y refrigeración solar que funcionan en Europa corresponde a 25,6 TWht, lo que equivale a toda la demanda anual de calefacción de Chipre y Estonia juntas. En lo que respecta a los aspectos económicos, el sector de calefacción y refrigeración solar logró una facturación combinada de 1,85 mil millones de euros en 2018, empleando aproximadamente a 18.800 personas.

La mayoría de los sistemas solares térmicos se utilizan para la preparación de agua caliente, aunque también hay grandes sistemas que suministran procesos industriales o redes de calefacción urbana. El más grande de estos sistemas, que opera en la ciudad de Silkeborg, Dinamarca, alcanza una asombrosa capacidad máxima de 110 MWt, que representa 156.000 m2 de captadores solares.

Los sistemas de calor solar tienen la particularidad de incluir siempre el almacenamiento de energía térmica. De hecho, la capacidad total de almacenamiento de energía térmica conectada a dichos sistemas en Europa se estima en 180 GWht, más de treinta veces la capacidad total de almacenamiento de energía en Europa. Dada su flexibilidad, esta tecnología puede integrar fácilmente diferentes soluciones de energías renovables.

Publicar un Comentario