Reducir la factura eléctrica a la mitad en edificios Passivhaus

Reducir la factura eléctrica a la mitad en edificios Passivhaus

Un estudio pionero del Gobierno Vasco analiza el comportamiento de los edificios EECN frente al cambio climático y en comparación con edificios diseñados con el CTE.

Un edificio mejorado con criterios Passivhaus puede reducir la factura eléctrica de un hogar hasta un 52% frente a otro diseñado con el CTE de 2020. Así se desprende del estudio ‘Confort térmico y riesgo de sobrecalentamiento en viviendas plurifamiliares EECN‘ elaborado por el Gobierno Vasco, en el que se concluye que el sobrecalentamiento en viviendas causado por el cambio climático es menor en este tipo de edificios.

Promovido por las empresas Knauf Knauf InsulationZehnder Griesser, y presentado por el Laboratorio de Control de Calidad en la Edificación del Gobierno Vasco, en coordinación con la Universidad del País Vasco, el estudio analiza el comportamiento de los edificios EECN frente al cambio climático y constata la importancia que tiene evaluar la orientación, el control solar dinámico y el aislamiento de la envolvente opaca en la fase de diseño del edificio.

 

 

 

Mediante una simulación dinámica, este informe pionero compara las condiciones interiores de las viviendas en un mismo bloque construido en Madrid en 2014. Concretamente, el Laboratorio ha realizado una batería de 12 simulaciones anuales con objetivo de combatir el riesgo de sobrecalentamiento de las viviendas causado por el cambio climático y evitar de esta manera el uso excesivo de medidas activas (refrigeración y calefacción).

En la elección de Madrid ha primado el clima dual de esta zona del centro peninsular, con alta demanda de calor y frío, explica Juan María Hidalgo, autor del estudio y experto del Área Térmica del Laboratorio de Control de Calidad en la Edificación del Gobierno Vasco. El estudio se ha planteado en dos escenarios, el de un edificio EECN con condiciones de diseño del Código Técnico de Edificación (CTE) y otro mejorado con criterios del estándar Passivhaus: buen aislamiento en fachada, control solar dinámico y ventilación de alta eficiencia, indica el experto.

La última actualización de este estudio se ha realizado en base a la modificación del Código Técnico de la Edificación que el Consejo de Ministros aprobó el pasado mes de diciembre. “El nuevo CTE, comparado con el borrador del 2018 con el que se hizo el estudio, ha sufrido pequeños cambios que no afectan a los resultados”, constatan desde el Laboratorio.

Combinación de sistemas eficientes
Según este informe, la simulación realizada en este bloque de 32 viviendas refleja que un edificio mejorado con productos de protección solar, un sistema de ventilación de alta eficiencia y una fachada bien aislada permiten un ahorro en la factura eléctrica del 38% en calefacción y de un 52% en refrigeración.

El comportamiento del edificio mejorado con la fachada ligera, certificada por el Instituto Passivhaus, “es notablemente superior que el EECN en base al CTE a lo largo de todo el año”, según los resultados del estucio. Con la conjunción de las placas de Knauf (Aquapanel), los aislamientos de Knauf Insulation (Ultracoustic Plus y Naturoll 032) y dos membranas, se solucionan tres de los cinco principios del Passivhaus: excelente aislamiento térmico, hermeticidad al aire y ausencia de puentes térmicos.

El estudio permite también observar cómo la temperatura en el interior de la vivienda de un edificio con criterios Passivhaus se mantiene constante a lo largo del año y en los meses de verano apenas pasa de los 25°C de manera puntual. Mientras, en el edificio diseñado en base al CTE, la temperatura fluctúa durante todo el año y casi llega a los 30°C en la temporada estival, como destaca Oscar del Río, director general de Knauf Insulation Iberia. “Esto puede generar en el usuario una sensación de disconfort térmico y que haga uso de la refrigeración, con el consecuente aumento del consumo de energía”, señala del Río.

Control solar y ventilación
Por otro lado, el control solar dinámico que aporta la marca Griesser y la ventilación de alta eficiencia de Zehnder aplicados a este edificio madrileño, mejoran el confort térmico tanto en primavera como en otoño.

De hecho, favorecer la integración de las persianas graduables de Griesser en los edificios EECN permite mejorar el rendimiento energético de la envolvente, favoreciendo así el paso de luz natural al interior de los edificios. En el estudio, esta protección solar evita el sobrecalentamiento consiguiendo una reducción media de ganancias solares del exterior de un 52% gracias a las ventanas y a su envolvente traslúcida. Se consigue una protección máxima del 96% en semanas cálidas.

En cuanto a la ventilación, también ha jugado un papel muy importante en las simulaciones. El estudio ha permitido constatar cómo las unidades de ventilación con recuperación de calor de alto rendimiento (hasta un 96%) desarrolladas por Zehnder, garantizan aire de calidad, sin polvo y una humedad adecuada en un edificio EECN frente a otro con base CTE.

“La protección solar automática en combinación con la ventilación con recuperación de calor y una envolvente opaca bien aislada reducen la necesidad de refrigeración hasta un 50% menos, comparado con una vivienda con persianas manuales convencionales, como las establecidas en base al CTE”, detalla este estudio.

El informe sugiere que las medidas con criterios Passivhaus (sistema de ventilación de alta eficiencia, aislamiento continuo en toda la envolvente y persianas graduables que evitan la incidencia directa de la radiación solar) hay que implementarlas conjuntamente, y en su fase de diseño, para combatir el cambio climático y reducir la demanda energética y que el consumo de energía sea prácticamente nulo.

 

Publicar un Comentario